Avisar de contenido inadecuado
Expand

Consejos para dirigir la alabanza congregacional

La alabanza musical juega un papel muy importante en la propagación del Evangelio así como en el crecimiento de los creyentes en la vida cristiana.  

La iglesia y la alabanza musical deben proveer el ambiente adecuado para glorificar a Dios y que los creyentes e inconversos se acerquen más Dios.

Hay que preparar el corazón de las personas para que el Espíritu Santo haga la obra en sus vidas a través de la Palabra de Dios.

Dejenme compartir algunos consejos al respecto: 

Consejo 1.- SEA UNA PERSONA DE ORACION. 

Si Jehová no edificare la casa en vano trabajan los edificadores, en vano serán todos nuestros esfuerzos por mejorar la alabanza si antes no buscamos la bendición y la dirección del Señor por medio de la oración."

 Debemos orar durante la semana y antes de comenzar el programa poniéndonos en manos del Señor. Para que Él bendiga el servicio y las personas que estarán en él.

Si disponemos nuestros corazones para buscar la voluntad de Dios  estaremos mas receptivos a escuchar en nuestro corazón y en nuestro espíritu la voz de su Espíritu Santo; el cual nos va a guiár para hacer su obra.

Usted como lider de adoración debe dar testimonio de su vida de oración

Consejo 2.- TENGA LISTO SU INSTRUMENTO. 

Hay que tener listo o preparado nuestros instrumentos antes de que comience el programa. No es muy agradable afinar las guitarras durante el servicio. 

Sincronize todos los intrsumentos y el sistema de sonido para evitar problemas.  

Los cantantes s, porfavor preparen su voz, este es su instrumento .  Una bonita voz no significa que ya esta preparada para cantar.   

Asi como los atletas se preparan para realizar su mejor papel en una carrera el músico debe estar previamente preparado para realizar su mejor esfuerzo duante el culto de adoración.

Si esta enfermo, mejor busque alguien que lo subtituya.  Si no lo hay, consiga pistas para usarlas durante el servicio.

Consejo 3.- PREPARE EL REPERTORIO CON ANTICIPACION. 

Tenga siempre a la mano una lista actualizada de los cantos y/o himnos que su congregación canta.  De esta lista haga una para entonar durante el servicio. La secuencia u orden de los cantos y que estas vayan de acorde al mensaje del predicador. Considere el tono en que la congregación puede cantar. Dirija cantos que usted conozca bien, si usted está inseguro transmitirá su inseguridad a la congregación a la hora de cantar;  es mejor cantar un canto sencillo bien entonado que uno difícil mal entonado.

Consejo 4.- MEMORICE O CONOSCA LOS CANTOS. 

Si usted esta dirigiendo a la congregación, en cuanto sea posible no mire las partituras, acordes o letras de los cantos; sea un himnario o coritario. Mejor dirija su mirada a la congregación. Comunique los cantos a traves de su vista y expresiones. 

Consejo 5.- CUIDE SU PRESENTACIÓN. 

Recuerde que usted estará al frente de la congregación, su presentación debe ser la adecuada y respetuosa ( para Dios, para ellos y para usted) 

Recuerde que en la congregación hay cristianos maduros cono inmaduros y también personas inconversas.  hay que cuidarse mucho de provocar criticas y chismes.  No exageremos en nuestro vestir, solamente seamos sencillos para el Señor.

 Recuerde que usted es un sacerdote delante de Dios y su trabajo es ayudar a la congregación a alabar a Dios.  Su trabajo consiste en edificar y no destruir.

Consejo 6.- CUIDE LA PRESENTACIÓN DEL ESCENARIO. 

¿Esta ordenado el lugar de los instrumentos? o ¿hay muchos cables y aparatos?  Tenga cuidado, el altar es un lugar donde se guía para la adoración, cuide que todo este en orden para evitar accidentes.  Adorne el lugar como para el Señor.

Consejo 7.- HAGA SUAVES TRANSICIONES DE UN ELEMENTO A OTRO. 

Cuide de hacer las transiciones entre un canto y otro con suavidad y sencilles.  Puede practicar las modulaciones de los cantos, puede hacer uso de textos bíblicos y/o frases, pero no predique o regañe o tartamudee.

Es importante qQue todos los integrantes del grupo de alabanza sepan o tengan escrito cual canto va después de cual y en que tono va a ser cantado.

Y mucho cuidado, no caigamos en un show de alabanzas.  Esto no le gusta a Dios.

Consejo 8.- CONOZCA LAS ESCRITURAS. 

Cuando use la motivación es mejor que sea sabio, prudente, humilde y cuidadoso con las palabras que salen de su boca. No sea negativo, no regañe.  Planee con anterioridad las palabras que usará para animar a los hermanos.  Sea siempre positivo y alegre.  No  transfiera sus problemas, enojos o frustraciones.  Si así se siente, mejor déjele su lugar a otra persona; el diablo lo puede usar para su maquinaciones. 

Es mucho mejor animar con las palabras de la Biblia. Por eso es bueno que conozca la Palabra.  Hay que tener mucho cuidado; usted podra ser un gran músico pero si no lee la Biblia no sirve de nada; hay muchos lideres de alabanza que han descuidado su lectura de la palabra de Dios y en el momento que la mencionan comenten muchos errores.  Muchos directores de alabanza fallan o cometen errores cuando motivan a la congregación por que dicen lo primero que les viene a la cabeza.  Otros tratan de ir un poquito mas allá citando frases de la Biblia pero fallan citando frases tergiversadas o medio dudosas. O diciendo en el micrófono (conectado y con buen volumen): "Hermanos cantemos al Señor con gozo por que así dice ....Salm....", Uj.. Uj.. ...¿donde está?...Perdonen hermanos ahorita lo encuentro.

Consejo 9.- NO IMPROVISE; PLANEE, PERO ESTE PREPARADO PARA LO IMPREVISTO. 

No me estoy refiriendo a la improvisación musical donde solo los buenos músicos hacen arreglos nuevos en el "aire o la carrera" a una pieza musical que está siendo tocada. Me refiero al hecho de arrodillarse a orar, y sentarse a planear lo que Dios quiere que nosotros hagamos durante el servicio de alabanza. Hay que tener presente que la rigidez de un programa puede matar lo que el Espíritu Santo quiere hacer en determinado momento del servicio. No es conveniente pasar al púlpito esperando que todos los cantos y el orden de ellos bajen del cielo por inspiración divina. Si queremos ser directores de cantos primero debemos saber cantar. Si queremos guiar a las personas que vienen a adorar a Dios debemos aprender a adorar Y esto solo se logra adorando al Señor en espíritu y verdad en la hermosura de la santidad. Con las puertas de nuestro dormitorio cerradas y a solas con Dios. Así aprenderemos a oír la voz de Dios y estaremos dispuestos a hacer lo que nos susurre mientras dirigimos los cantos.

Consejo 10.- SINCRONICE LOS CANTOS CON EL MENSAJE DEL PREDICADOR. 

Así como todos los instrumentos deben estar sincronizados en el tono. Así la música debe estar sincronizada con el mensaje del pastor. Que difícil es para un líder de alabanza preparar un buen periodo de alabanza a ciegas del tema del cual se va a predicar. Acérquese al pastor  con sencilles, hable con él, pídale que ore por usted y usted ore por él. Comprenda que los dos están ahí para ayudarse mutuamente. Solicítele con humildad y sabiduría que le informe con anticipación de que va a predicar en el servicio. Así se evitarán estar hablando uno de la resurrección y el otro de navidad. Complemente el sermón con cantos que sean acordes al sermón.

Aquí la parte más importante viene del pastor.  Es muy triste saber que muchos pastores no planean sus sermones y muchos menos los servicios de adoración.  Recuerdo la queja de muchos lideres de adoración en el taller nacional de música cuando decían:   "Mi pastor no planea los sermones" , "el no me quiere dar el tema del sermón",  o  "ese no es asunto tuyo".  Una iglesia organizada tiene un pastor organizado.  Un servicio de adoración planeado depende de un pastor bien organizado y de lideres de adoración organizados.

CONCLUSIÓN:   

El ministerio de la alabanza musical no es un juego; es un llamado de Dios y él ha elegido a hombres y mujeres idoneos para realizar esta preciosa tarea dándoles los talentos musicales y dones espirituales para la edificación de la Iglesia y su propio crecimiento espiritual.

El nos ha dado dones; a unos pocos o otros muchos y nuestra tarea es igual para todos: "no descuides el don que hay en ti" (1Ti. 5:14). Esforcemos por alabar a Dios cada vez mejor con nuestro espíritu y con nuestro entendimiento. Busquemos siempre formas de mejorar nuestra relación con Dios y de mejorar en el conocimiento de nuestro instrumento.

Dios les bendiga:

P/mm Daniel Torres Méndez

{
}

!Sobre el blog

Una herramienta práctica para pastores, iglesias, lideres y/o ministros de música y adoración, instrumentistas, directores de coros, etc.,  con la finalidad de fortalecer el ministerio que Dios nos ha dado y ser de bendición en la obra de Dios.

Leer más sobre este blog en Obolog

Expand

Reglas de oro para el músico cristiano

1. Nunca tengas la música como tu dios personal, ni el lugar físico (plataforma) como tu único territorio de poder. Debes reconocer a Dios como tu Señor y Maestro, valorar su obra por encima de cualquier cosa, incluida la música y tus capacidades personales.

2. No te servirás a ti mismo ni buscarás la fama personal sino que buscaras ser de bendición a otros, a la obra y a tu Dios, procurando siempre el bien y la edificación del cuerpo de Cristo.

3. Servirás a todos por igual a través de la música, tu voz y tu instrumento, sea cual sea su edad, condición social o cultura.

4. Conoce bien la voluntad de Dios para ti, no juegues con tus emociones y tomes decisiones equivocadas, asegúrate de que Dios te quiere precisamente en el lugar donde estas,

5. Asegúrate y trabaja el don o dones espirituales que Dios te ha dado y contrástalos con las capacidades musicales que tienes. Nunca caigas en el pecado de que lo sabes todo; constantemente revisa tus aptitudes y púlelos para el bien del ministerio musical cristiano; un músico nunca deja de aprender, menos un cristiano. Ten siempre una buena actitud para aprender

6. Nunca se apartara de ti el libro de Dios, aliméntate todos los días de ella para entender la voluntad de Dios para tu vida, no te vayas por camino de la moda y lo contemporáneo, entiende y vive su Palabra y entonces tendrás un ministerio de bendición (para ti y la congregación donde participas)

7. Busca siempre la excelencia, no uses la común expresión: "Al cabo y es para el Señor". Recuerda que su palabra dice: "hacedlo bien" (con arte), esto quiere decir perfeccionamiento.

8. Debes tener una actitud de trabajo de equipo y sumisión. Nunca trabajaras o ministraras solo, tienes personas arriba de ti como debajo de ti. Solamente se un instrumento de Dios y sométete a las normas de Dios y de la iglesia.

9. Buscaras la adoración como un sentido comunitario, (incluye todas las edades) Evita la actitud elitista o sectaria.

10. No uses la capacidad musical y los dones espirituales que Dios te dio para crear divisiones en el cuerpo de Cristo. No provoques a ira, enfrentamiento o división

11. Debes de recordar que eres un sacerdote de Dios ante la congregación; deberás cumplir con tu propósito ministerial para con todas las personas en la iglesia; con la niñez, con la juventud, con los adultos, con los ancianos por lo cual deberás ser un verdadero hijo de Dios que lo testifique con hechos, palabras y actitudes y amaras a tu prójimo como a ti mismo

12. La comunión deberá ser un elemento principal con tus colaboradores; nunca busques la competencia porque este es un instrumento del enemigo

13. Comparte lo que Dios te ha dado con otros con sencillez y humildad

14. Y finalmente, el más importante: Amaras a tu Dios con todo tu corazón, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.

Dios te bendiga en tu ministerio

P/mm Daniel Torres

Expand

Estimados hermanos en Cristo:

Después de varios años en el ministerio como pastor y ministro de música, me he dado cuenta sobre la necesidad de crear un banco de ayudas prácticas para el desarrollo del ministerio de música y adoración en las iglesias cristianas.

 Para algunos de ustedes este espacio sera otro mas entre los muchos que hay en el internet y que hablan sobre adoración, musica, alabanza, etc.;  pero mi deseo es solamente compartir aquello que Dios me ha dado y que muchos no tienen por falta de capacitación o lugares para aprender (seminarios, institutos, etc), aparte que muchos de los materiales y música editada  estan fuera del alcanze económico de algunos.

Deseo entonces compartir algunas herramientas para fortalecer el ministerio que ya tienen en sus iglesias.

Dios les bendiga

p/mm Daniel Torres Méndez